Heima, el inicio del descubrimiento de NORDUR - Nordur Projects
A mí, una persona arraigada en el sur, por su pasado, su presente y su futuro, le descubrió NORDUR, el norte.
nordur, viajes, música, sigur ros, post rock, islandia, carretera
18051
post-template-default,single,single-post,postid-18051,single-format-standard,bridge-core-2.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-22.5,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-17497
Heima

Heima, el inicio del descubrimiento de NORDUR

Fue allá por finales de 2007 cuando llegó a mis manos Heima, una película que contaba el particular viaje que mi banda de música favorita, Sigur Rós, había realizado durante dos semanas por su país, Islandia, regalando conciertos gratuitos y sin previo aviso en determinadas localidades de la isla.

Desde que mi alter ego me los diera a conocer en el año 2001, su música me atrapó y se convirtió en parte fundamental de mi desarrollo personal y en mi manera de ver, analizar y disfrutar de la vida.

Pero Heima supuso un paso más. A mí, una persona arraigada en el sur, por su pasado, su presente y su futuro, le descubrió NORDUR, el norte. La combinación de paisajes, ambientes, entornos naturales, la sensación de libertad, pureza, serenidad y civismo que desprendían esas imágenes, mezcladas con la música hipnótica de mi grupo, marcó un claro objetivo vital. Tengo que conocer ese lugar y comprobar si realmente es así.

Y lo hice, sumando a mi propósito a mi compañera de viaje en esta nueva aventura. Así que en diciembre de 2017 y aprovechado que Sigur Rós daba una serie de conciertos en Reikiavik nos plantamos allí.

Durante ocho días estuvimos recorriendo la Hringvegur, la carretera circular que rodea toda la isla, descubriendo ciudades, pueblos, glaciares, cataratas, montañas, volcanes, auroras, renos, focas…, y todo lo que habíamos imaginado era tal cual, la naturaleza en su estado más auténtico y virginal, auténtico y libre.

Esa carretera, ese sentimiento, ese recorrido es el que hoy marca el inicio de NORDUR.