El universo oscuro de Christopher Nolan - Nordur Projects
Nos adentarmos en el enrevesado y oscuro mundo del director de cine Christopher Nolan.
Nolan, cine, batman, oscuro
18877
post-template-default,single,single-post,postid-18877,single-format-standard,bridge-core-2.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-22.5,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-17497
El universo oscuro y retorcido de Christopher Nolan

El universo oscuro de Christopher Nolan

Poco a poco vamos volviendo al cine como otro de los síntomas de recuperación de la vida que tuvimos que interrumpir y que tantas consecuencias ha dejado y sigue dejando.

En este periodo de vuelta, el estandarte para la recuperación de la industria ha sido la película ‘Tenet‘, del director Christopher Nolan, una película de ciencia-ficción apoyada en teorías cuánticas, una estética muy fría y personajes que no despiertan mucha simpatía. Pero de esta película ya han hablado mucho los expertos y los aficionados, entre los que nos encontramos nosotros, y ha generado casi los mismos niveles de rechazo como de admiración, y también aquí coincidimos con estos últimos.

Queremos hablar del director, al que consideramos un icono del cine actual, un director que le ha vuelto a dar al cine la grandiosidad que, la menos para nosotros, representa.

Nolan es un director y guionista inglés, pero imbuido de la industria cinematográfica americana, al que le apasiona utilizar el tiempo como arma narrativa y el mundo de los sueños como base para el análisis del mismo. El propio Nolan reconoce que en sus películas le gusta mezclar un “gran espectáculo” con el rigor y la transmisión de ideas atrevidas y complejas, así como conceptos filosóficos en torno al paso del tiempo y a la realidad que esconden los sueños.

Ya pudimos comprobarlo en ‘Memento‘, primera obra destacada de Nolan, en la que, un investigador, interpretado por Guy Pearce, sufre de amnesia anterógrada (olvida lo que está haciendo) tras sufrir un accidente. A través de fotos polaroid y tatuajes que se hace en su cuerpo, trata de resolver un crimen atroz contra su familia.

Diez años mas tarde y con varias películas de por medio, nos dejó asombrados con ‘Origen‘, en la que el tiempo y los sueños son los auténticos protagonistas de la misma. El personaje interpretado por el magnífico Leonardo DiCaprio es especialista en apropiarse, durante el sueño, de los secretos y pensamientos de aquellos con los que contacta. Tal es el punto, que llega a implantar una idea en el subconsciente para modificar sus acciones en el futuro, pero no todo sale como se espera.

En 2014 nos emocionó y sorprendió con ‘Interstellar‘, una película de ciencia-ficción en la que un grupo de expertos, anticipándose a final de la vida en nuestro planeta, inicia una misión espacial en busca de un nuevo lugar habitable para garantizar el futuro de la humanidad. La película tiene una sólida base científica, apoyada por el experto en física gravitacional y candor del premio Nobel Kip Thorne y nos llevó a viajar a una galaxia muy distante a través de un agujero de gusano para caer por un agujero negro en una emocionante relación interdimensional entre un padre (Matthew McConaughey) y su hija (Jessica Chastain).

Pero si hay una película de Nolan que nos colma cualquier satisfacción cinéfila en todos sus ámbitos es ‘El caballero oscuro‘. Es la segunda película de la triología del universo de Batman que dirigió este director. En sí, es un pedazo de thriller que hubiera funcionado de cualquier forma, pero ambientada en el oscuro y particular mundo de este superhéroe. Pero Nolan la engrandece aún más al plasmar su particular sello en la estética y el comportamiento del propio Batman, interpretado por Christian Bale (el mejor Batman junto a Michael Keaton, sin duda) y con la réplica estratosférica del malogrado Heath Ledger, como el Joker. Todo ello, la convierten en su mejor película, de aquellas que no te cansas de ver una y otra vez.